La sede de Ciudadanos en Barcelona aparece con pintadas y cristales rotos