Podemos deja la pelota en el campo a Errejón para que resuelva qué hacer