Los políticos presos, ovacionados y aplaudidos a su llegada al Parlament