La batalla a muerte independentista deja mudo al Parlament