La princesa Leonor, una vida alejada de los focos