Torra acusa al Estado de intentar destruirlos y no aceptará "ninguna sentencia que no sea la libre absolución"