El Gobierno defiende al Rey y considera inaceptable la reprobación del Parlament