La vida de Juan Carlos I, marcada por el exilio