El presidente del Gobierno se ha referido a las informaciones sobre el Rey emérito como “inquietantes y perturbadoras”