Semana Santa catastrófica para el turismo: ahora el sector pone ya la mirada en el verano