El Gobierno se sacude la presión mientras la Generalitat recalca que el acuerdo ERC-PSOE "no tiene su visto bueno"