El vigilante de seguridad que quería matar al presidente del Gobierno