Volcán de la Palma: preocupa más la calidad del aire en el futuro que la ceniza