Almeida y Ayuso reconquistan Madrid y salvan la cabeza a Casado