La mejor tortilla, la de Betanzos