Tres meses después, aterriza en Bilbao el primer vuelo comercial internacional, con 85 pasajeros a bordo