Antón y Gerardo, dos de los voluntarios españoles en probar la vacuna, cuentan cómo se encuentran una semana después