Las discotecas reabren lejos de ser lo que eran: con poco aforo, sin pista de baile y sin grandes incidentes