El aumento de contagios en Castilla y León legitima el cierre de la capital autonómica