Canarias, preocupada por los repuntes