Cierra Ifema: el hospital que demostró que la solidaridad también cura el coronavirus se despide entre lágrimas y baile