Los productos no perecederos de primera necesidad, reyes de las compras en el estado de alarma