El control social se acelera con la excusa de la lucha contra el coronavirus