China anuncia un retroceso del coronavirus, pero la cifra de muertos supera ya los 2.000