El coronavirus sigue causando víctimas por todo el mundo: en Reino Unido, un niño de 13 años ha muerto