Los 6.000 pasajeros del Costa Esmeralda pueden respirar tranquilos: el coronavirus no está a bordo