La nueva normalidad, a golpe de ley: mascarillas y distancia obligatoria y fomento del teletrabajo