Más de 70.000 enfermeras padecieron el COVID-19 y 5.500 en estado grave, según el Satse