Los epidemiólogos recomiendan cierres más estrictos para evitar una cuarta ola después de Semana Santa