España ya piensa, siente y vive como Wuhan