Los intentos por saltarse las restricciones en el estado de alarma pueden salir caros: ya hay detenidos