El contagiarnos en un supermercado a través del aire es posible, según un estudio finlandés