Fernando Simón alerta de que la edad de los contagiados es cada vez más baja