Galicia dicta que no se puede fumar en la vía pública si no existe una distancia de dos metros de separación