El Gobierno está pendiente de las CCAA para ajustar el balance global de muertos por COVID-19