Greenpeace: “El pecado capital sería no aprovechar esta oportunidad. Debemos darnos cuenta que podemos vivir en un entono más saludable”