Los hospitales permanecen preparados para un posible nuevo brote de coronavirus