Médicos sin Fronteras confirma el drama en las residencias: ""Puertas cerradas y personas golpeando, suplicando salir"