Una residencia de Barcelona presenta una novedosa iniciativa para que los ancianos no se sientan solos