Llevamos mascarillas “de dudosa utilidad”, según un estudio de la Universidad de Valencia