Las lunas de miel en plena pandemia son como las de nuestros abuelos: sin salir de España