Sánchez anuncia un gasto de 72.000 millones para crear más de 800.000 empleos en tres años