Que vienen los madrileños: la huida de la capital por el coronavirus indigna a muchos