La moda llega a las mascarillas, pero los expertos advierten: las no homologadas pueden suponer un peligro