La distancia mínima podría ser insuficiente en 1,5 metros: las mascarillas para profesionales en una segunda ola