El mercado negro del coronavirus hace negocio mientras el Gobierno reconoce estar en guerra con otros países por el material