El miedo al coronavirus deja sin peregrinos al Camino de Santiago