El auge de contagios de coronavirus entre niños complica aún más la inminente vuelta al cole