Las plantas de esterilización y de gestión de residuos tóxicos, al borde del colapso por el covid