El posible sustituto de la mascarilla: un purificador de aire que se ata al cuello y que elimina el 99% de los virus